jueves, 16 de enero de 2014

Cólico del lactante.

 

 
 
Cuando un bebé nace, su sistema digestivo está nuevo, aún no está desarrollado, y esa es la razón por la que debemos darle pequeñas cantidades de leche, muy poco a poco, y tiene que comer muy a menudo. Su estómago es aún muy chiquitito y no puede ni debe comer más de la cuenta.

El hecho de que su sistema digestivo esté comenzando a funcionar, provoca en muchos casos los llamados cólicos del lactante.

 Pero, ¿qué son exactamente? Son una especie de retortijones, gases, todo junto, que provocan dolor en la tripita del bebé, y hacen que se encoja, llore, e incluso le impidan dormir. Normalmente comienzan por la tarde noche, y se pueden alargar hasta la una o dos de la madrugada.

Durante los 2  o 3 primeros meses se convierten en una tortura para el bebé, y no menos, para los nuevos papis.
Pero, ¿hay solución? Desde nuestra experiencia, algo se puede hacer, y la buena noticia es que únicamente duran los 2 o 3 primeros meses, y tal como vinieron, desaparecen.

Algunas recomendaciones en caso de situación desesperada de llantos en la tarde son estas:
 
- Es muy importante sacar el aire en mitad de la toma.

- Algo muy efectivo para prevenirlos es el masaje en la tripita. Pero ¡¡ojo!! Es para prevenirlos. No debe realizarse en el momento del cólico, ya que, además de que será imposible entre tanta patada, podría provocar el efecto contrario.

- En el momento de la locura y desesperación, en mitad de la tarde, lo más adecuado es colocar al bebé en la postura boca abajo, con su cabecita en nuestra mano, y el resto del cuerpo en el brazo. Al principio puede resultar una postura complicada, pero en cuanto le cojáis el tranquillo es pan comido.
 
- Encoger las piernas hacia la tripa, también puede resultar una buena medida de prevención, para aliviar el cólico del lactante.

- Los preparados de hierbas disponibles en cualquier farmacia también suelen ser efectivos.
 
Ante todo, hay que intentar no culparse, ni ponerse nervioso. Esto pasará.
 
¿Nos contáis como sobrelleváis los cólicos de vuestro bebé?¿Tenéis algún truco?

sábado, 11 de enero de 2014

Por qué lactancia materna.

 
 
 
 
Siempre seré defensora de la lactancia materna, pero también de la libertad de cada mamá y papá para decidir qué es lo que quieren dar a su pequeño.
El problema es que en muchos casos esa voluntad se ve alterada por comentarios, consejos que muchas veces hacen que la mamá renuncie a dar el pecho, aún queriendo darlo. Por eso, es muy importante tratar de tener claro, desde antes de que el bebé nazca, cuál es la decisión que queremos tomar, porque después, no será fácil.
 
Desde aquí queremos animarte en esa decisión, y que conozcas cuáles son algunos de los múltiples beneficios que tiene la lactancia materna. Ahí van algunos:
 
La leche de mamá es la más natural y completa, y la fórmula más efectiva para proteger al bebé y favorecer su salud. Debido a la cantidad de anticuerpos que transfiere, está comprobado que reduce la incidencia de enfermedades graves.

- Desde el punto de físico, los bebés asimilan mucho mejor la leche materna, su sistema digestivo se adecua mucho mejor al mundo externo, y les protege de futuras alergias y trastornos.

- La naturaleza es muy sabia, y por supuesto la leche materna tiene todos los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé.

- No tienes que ir cargando con bibes, esterilizador, tetinas... todo está perfectamente limpio y a la temperatura adecuada.

- Siempre que el bebé tenga hambre y esté con mami tiene disponible la comida.
 
 
 
- Favorece el vínculo afectivo entre mamá y bebé. El peque ha estado mucho tiempo dentro de ti, cuanto más cerca lo lleves mejor se acostumbrará al mundo exterior. El pecho le tranquilizará cuando se encuentre nervioso.

- Para la mamá dar el pecho es muy beneficioso, ya que ayuda a que el cuerpo de la madre( comprobado personalmente ;))) vuelva al estado anterior que tenía antes de quedarse embarazada, pérdida de peso, reducción de útero y sistema reproductor...psicológicamente es la mejor vuelta a la normalidad.
 
¿Nos contáis vuestra experiencia con la la lactancia?

sábado, 4 de enero de 2014

Ejercicio físico en el embarazo.

 
 
 
 
 
 
 
Practicar ejercicio regularmente nos mantiene en forma física y psicológicamente. Pero cuanto nos quedamos embarazadas comienzan a surgir dudas sobre qué tipo de ejercicio será el más adecuado para nuestro estado, e incluso si debemos practicarlo. Por eso, lo mejor será consultar al especialista sobre cuáles son las especiales condiciones de cada una. Él será el que mejor nos pueda aconsejar acerca del tipo de ejercicio a realizar, dependiendo de nuestro estado físico anterior al embarazo.
 
El ejercicio durante el embarazo mejorará el estado del corazón y los pulmones, espalda, estimulará la circulación, y nos ayudará a mantener controlado el peso. También resulta beneficioso para reducir los trastornos digestivos, calambres y dolores musculares, y fortaleceremos los músculos.
 
Pero no sólo conseguiremos mejorar nuestro estado físico. Psicológicamente nos encontraremos más animadas, descansaremos mejor, y todo ello debido a que cuando realizamos una actividad física el cerebro libera sustancias químicas como la serotonina, la dopamina y las endorfinas, que contribuyen a reducir el estrés y fomentan la actitud positiva.
 
Cuando todo pase y el bebé nazca, la recuperación será más rápida, y la vuelta a la nueva vida también. Nos encontraremos más fuertes para afrontar la nueva situación.
 
¿Qué deporte podemos practicar sin problema? Caminar, correr suavemente, yoga, danza, natación, bicicleta estática.
 
Sin embargo, hay otros tipos de deporte que están contraindicados durante el embarazo, bien porque son demasiado duros o cuya práctica produzca algún tipo de impacto, o porque exista el riesgo de caídas.

Y vosotros ¿hacéis deporte, o es demasiado duro para el momento de la gestación en que os encontráis?

miércoles, 1 de enero de 2014

Ideas para cocinar con los peques.

Me encanta cocinar, hacer bizcochos, tartas, galletas...pero desde que nació mi hijo ha sido muy difícil. No hay mucho tiempo libre, y cuando lo tengo, quedarme metida en la cocina no es uno de mis planes ideales. Por eso, ahora que ya tiene tres años, y le encanta tocar la harina, y mezclar ingredientes, estamos retomando esa afición que tanto me relajaba.
 
Estas Navidades hemos hecho algunas cosas, no todas perfectas claro, pero hemos probado galletas, magdalenas, sándwiches con formas divertidas...aquí os dejo algunos ejemplos...
 
andeverythingsweet.blogspot.com   
 

Los sándwiches con diferentes formas y rellenos son lo más práctico si quieres introducir algún tipo de alimento que al peque no le atraiga demasiado. Puedes colocar pequeños pedazos de lo que sea, como boca, ojos o nariz. Jugando será más fácil que lo pruebe, y no se cansará demasiado con el nuevo sabor, ya que será un trozo muy pequeño.
Estos puedes rellenarlos de atún con tomate, jamón york, queso, pollo, queso crema...lo que te apetezca, y el resto serán complementos que contribuirán a que el plato sea más completo.
 
 Thefoodclub.dk
 
Las galletas son un experimento bastante fácil y entretenido para hacer con niños. Rara vez salen mal, y puedes añadir un montón de ingredientes con los que disfrutarán como pequeños trozos de fruta, chocolate, lacasitos, frutos secos, canela...
 
Theladything.com


¿No le gustan las verduras? Inténtalo con este tipo de pizzas, son un plato que siempre gusta a los niños, y mezclar los sabores harán que el experimento sea espectacular. Esta lleva calabacín, tomates cherry, queso mozzarella...
 
 
 
Los crepes también son una buena idea, puedes llenarlos de fruta, como plátano, manzana, pera, fresas, y añadirles nata montada y chocolate ¡le van a encantar!
 
Fotos tomadas de Pinterest.
Blogging tips