miércoles, 26 de febrero de 2014

Elegir un buen porta chupete.

 
 
Si el peque utiliza chupete, además de éste, tienes que elegir un porta chupetes que resulte ante todo seguro para el bebé. A veces he visto estos aparatitos por ahí monísimos, con colores divertidos, y alfileres a prueba de pérdida, pero ¿resultan seguros para nuestros peques?

Realmente, lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un porta chupete es que el sistema por el que se enganche sea de clip. Los que van unidos por un alfiler, además de resultar antiquísimos, son muy peligrosos para los bebés.

El clip debe ser de buena calidad, si no queremos que el chupete esté todo el día en el suelo.
Cuidado con los porta chupetes con distintas piezas, debemos tener claro que están adecuadamente unidas, ya que si no podrían desmontarse.
El porta chupete puede convertirse en un aliado fantástico cuando vamos de paseo. Si tiene formas divertidas, coloridas y permite al bebé entretenerse con él, será el porta chupe perfecto. Lo vais a adorar. No tengo que recordaros esas fases en las que los bebés pasan todo el día llorando cuando le subes en el carrito. Inexplicablemente, y sin previo aviso, lo que antes le tranquilizaba ahora se ha convertido en una horrible tortura que hace que no pare de llorar cuando sales a la calle. Por eso, si tiene un porta chupe que siempre vaya con él, le gusta y le entretiene, no vas a sentirte más agradecido.

Por supuesto, si estamos hablando de un objeto que nuestro hijo va a llevarse a la boca, y juguetear con él, no pongo en duda que debe cumplir ciertas normas, no contener pinturas tóxicas, ser adecuado a la normativa ( no sé si a la Europea, sí desde luego a la más estricta que haya), y ser de un material completamente seguro, sin tóxicos añadidos.

Y vosotros, ¿qué tenéis en cuenta a la hora de elegir el porta chupete de vuestro bebé?

domingo, 23 de febrero de 2014

Muffins fáciles y ricos.

 
Econicebaby
 
Siempre me ha encantado cocinar, especialmente repostería. Hacer bizcochos, tartas, galletas...me relaja un montón. ¿El problema? Como ya os imagináis, cuando tienes un bebé es bastante complicado encontrar un rato para ti, y de lo que menos ganas tienes es de hacer magdalenas.

Pero cuando crece, es fantástico. A casi todos los niños les encanta jugar con el harina, batir los huevos o tocar las pepitas de chocolate. Así que he encontrado una forma estupenda de mantener al peque entretenido, y pasarlo yo también en grande. Por supuesto, ni que decir tiene, abstenerse las mentes organizadas y matemáticas. Todo puede convertirse en un caos en poco tiempo y puede darles un ataque de nervios ;))

Además hacer tus propios dulces caseros, te permite incluir todo lo que te apetezca, y quitar las porquerías que normalmente encontramos en la bollería industrial. Por eso me encanta. Me gusta saber lo que como, sin tener que estar dejándome los ojos continuamente en el listado minúsculo donde aparecen los ingredientes.
Os cuento la última receta que hicimos Gonzalo y yo, unos fantásticos Muffins de chocolate, cuyo sabor recuerda muchísimo a los que hay en una cafetería muy conocida en el mundo entero. Es una receta fantástica que me dio una amiga, y os puedo asegurar que salen fantásticamente (incluso si los huevos los bate el pequeño chef). Ahí va:

2 huevos grandes.
2 yogures griegos, de los normales. No de los grandotes.
4 cucharadas de leche.
80 gramos de aceite de girasol.
150 gramos de azúcar
50 gramos de cacao puro.
1 sobre de levadura.
150 gramos de gotitas de chocolate.
Entre 230 y 250 gramos de harina.
Un poquito de sal o bicarbonato, aunque no es necesario.

La forma de hacerlos es muy sencilla. Lo mejor es batir los huevos hasta dejarlos bastante espumosos. No es necesario el punto de nieve, pero es conveniente batirlos bien. Es muy importante que el azúcar quede bien disuelto, así que va a ser lo primero que mezclemos con los huevos.
En nuestro caso eso no fue posible, ya que Gonzalo quiso batir desde el principio, así que ya os imaginaréis :S
 
A partir de ahí vamos incorporando todos los ingredientes líquidos, y cuando los tengamos bien mezclados añadimos la harina, levadura, cacao puro, dejaremos las pepitas de chocolate para el final.

Una vez que todo esté bien mezclado, lo incorporamos a los moldes, y ¡al horno! Previamente precalentado durante media hora.
¡Mucha suerte! Y a disfrutar :)

lunes, 17 de febrero de 2014

De lo complicado que puede ser comprar on line.

 

Llevamos un tiempo dándole vueltas al tema de cómo os explicamos de una manera más sencilla cómo podéis comprar en Econicebaby. Para nosotros está todo bastante claro, pero somos conscientes de que cuando entras en una web que no es la tuya, todo puede ser una auténtica pesadilla.

Además sabemos, por experiencia propia, que puede dar mucho temor comprar on line. Una página que no conoces, gente a la que no ves...en fin, que estás en el sofá de tu casa, muy normal no es...intentas buscar alguna referencia de alguien que pueda darte cierta confianza.

Así que hemos decidido dejarnos de formalismos, y abordar el tema de forma natural. Os vamos a explicar cómo funciona nuestro proceso de compra, y si tenéis alguna duda, no dudéis, pero ni un segundo en preguntar. Si os apetece aquí, en los comentarios, o por mail a info@econicebaby.com.
 
 
En primer lugar te das una vuelta por nuestra maravillosa tienda y ojeas lo que te gusta; no te pierdas ninguna sección, puedes encontrar siempre cosas que no esperabas .

Cuando hayas avistado el objetivo, y lleves unos cuantos días asegurándote de que ahí sigue  (no nos engañemos, yo miro y miro y miro hasta que reúno el valor suficiente, y chas!! Le doy a añadir al carrito) entonces con un clic añades el producto a la cesta de la compra.

Si únicamente vas a comprar eso, puedes comenzar el proceso de compra, si no, sigues añadiendo productos hasta que te apetezca, nosotros encantadísimos ;))

En cuanto al tema del registro, somos conscientes de que ha sido un poco lioso. La idea era, y no era nuestra, es que a veces con las nuevas tecnologías estamos un poco limitados. La idea era que os registráis y acto seguido entráis como usuarios registrados, y es entonces cuando al hacer la compra se os descuenta un 10% si es vuestra primera compra.

No tiene que llegaros un código ni nada de eso. Es automático una vez realizáis la primera compra siendo usuarios registrados.
De aquí en adelante vamos a cambiarlo, y será en la segunda compra cuando tengáis que introducir el código que habéis recibido en la primera. ¡¡Madre mía!! Espero que os haya quedado claro, porque me ha costado la misma vida.

En la forma de pago, podéis elegir entre Paypal, contrareembolso o tarjeta de crédito. Supongo que ya sabéis que para la tarjeta de crédito necesitáis un código que os facilita el banco. Debéis tenerlo en cuenta antes de realizar la compra porque si no, no os va a dejar continuar. Por eso es pago SEGURO.

Una vez hayáis confirmado el pedido, podéis introducir cualquier comentario que os apetezca. Incluso podéis saludarnos, ¡Nos encantaría! No sabéis cómo nos alegra cuando nos decís cosas, el mundo 2.0 puede ser un poco triste, ¡ni siquiera podemos ver a nuestros clientes! Cualquier ruego, pregunta, consideración serán bienvenidos. Y os responderemos de inmediato.

Si queréis que enviemos el paquete a una persona diferente, como regalo, indicadlo. O si os apetece adjuntarle una nota...
 
Pedido finalizado, ¡Genial! Lo recibiréis en 24/48 horas. Si es día de diario claro. Tened en cuenta que si es fin de semana comenzará a contar desde el lunes.

Cualquier duda o reclamación no dudéis ni un segundo, en serio, estamos aquí para ayudaros ;)) y si os apetece algún producto que no encontréis en la web, nos lo decís y removeremos cielo y tierra para conseguirlo. Nos vuelve locos descubrir cosas nuevas.

Espero que haya aclarado y desvirtualizado un poco la cuestión, nada más que daros las GRACIAS ya que desde que llegamos no hemos recibido  más que cariño y muestras de apoyo por todos. ABRAZOS DESDE ECONICEBABY.

Yolanda.

sábado, 8 de febrero de 2014

Pasar un día en la nieve.

 
Econicebaby nieve
 
 
El fin de semana pasado estuvimos en la nieve con unos amigos, y nos lo pasamos genial. Ir a la nieve con los peques es una experiencia fantástica, a pesar de los constipados, enfriamientos y posteriores dolencias que puede conllevar. Pero merece la pena.

Para mí, es una experiencia comparable a ir  a la playa. Si, ya sé que las condiciones y comodidad no son las mismas. Pero en los dos sitios los adultos damos rienda suelta al niño que llevamos dentro, y aprovechamos para hacer todas esas cosas que hace mucho tiempo olvidamos: sentarnos en el suelo para jugar con la nieve, hacer un boquete con pala y cubo, un muñeco de nieve, tirarnos en trineo, hacer peleas de  bolas...

Por eso, además de contarlo, me apetecía hablaros de todas esas cosas que se nos olvida prever, y que son realmente importantes tanto si vais a pasar el día sin más como si vais a esquiar. Ahí van:
 
1.- No te vayas en vaqueros. Aunque puede ser un día fantástico, en cuanto te sientes te arrepentirás. Mejor llevar pantalones impermeables, ajustados al tobillo, para que no entre la nieve en la bota.
Abrigaos bien, con ropa interior de algodón, para favorecer la transpiración.
 
2.- Lleva guantes. Quizás la idea de tocar la nieve te parecerá muy bucólica, pero te aseguro que en cuanto cojas la primera bola, tendrás las manos tan congeladas que ya no podrás ni rascarte una oreja :S
 
3.- No es conveniente usar bufandas en los peques, es mejor utilizar jerséis de cuello alto. Los niños se pueden caer, rodar, y es mejor no tener nada alrededor del cuello.
 
4.- Fundamental llevar gafas. Si no quieres acabar ciego o viendo chispitas de colores.
 
5.- Es conveniente utilizar cremas solares con protección alta. En zonas altas de la montaña el sol pega muy fuerte, y además la capa de la atmósfera que nos protege es mucho más fina, filtra en menor grado los rayos solares, y en consecuencia,  la piel está menos protegida.
 
6.- Subíos a un trineo, pero ¡protegidos! Los peques deben llevar casco, es imprevisible cómo puede ser la caída en la nieve.

domingo, 2 de febrero de 2014

Dormir al bebé.

 
 
 
¿Podemos hacer algo para que nuestros pequeños ángeles se vayan antes a la cama?
 
Bueno, el tema no está demasiado claro. Si buscáis por ahí, como casi todo lo referente a bebés y niños, seguro que encontráis miles de recomendaciones. Pero...¿hechos probados? Prueba suerte, a mí me fue bien así...miles de teorías...pero cada niño marcará la pauta a sus desesperados papis.

Por supuesto no vamos a hablaros de la cantidad de horas que deben dormir los bebés. No queremos que os dé un colapso nervioso pensando que al vuestro le pasa algo malo malísimo porque sólo duerme 8 horas seguidas por la noche, y se tira todo el día reclamando vuestra atención y queriendo hacer mil cosas. A vuestro hijo no le ocurre nada, más bien es a vosotros a los que está a puntito de daros un ataque de nervios.

La rutina, algo que nos gusta tan poco, y desde que tenéis un hijo se convierte en la salvación para todo. ¿ Os acordáis de la bendita rutina de sentaros con vuestra querida pareja para ver una peli cada día? ¿o después de cenar tranquilamente navegar un rato por  Internet? Pues esa ya se acabó, ahora es otra diferente pero que también será fantástica. Cuando os acostumbréis, claro.
 
Es realmente útil cuando se trata de cuidar a un bebé. Si a partir de cierta hora cada día haces lo mismo, tratas de bajar el tono de voz y la luz, no le das a tu peque alimentos excitantes, le das un baño calentito, todo muy relajadamente claro, y después un masaje con alguna agradable y relajante loción, tu peque se va a quedar roque enseguida.

Bueno, o no. Y ¿entonces? Pues puedes probar con música, cantarle una nana, leer un cuento...en fin, todo lo que se os ocurra.

De cualquier manera, os diré un secreto; todo pasa. Él es más inquieto, activo, como queráis llamarlo, pero llegará un momento (mágico, por otra parte) en el que dormirá 3 horas de siesta, una siestecita a media tarde y diez horas seguidas por la noche. Que síiiii tened fe, jajaja!
Blogging tips