domingo, 27 de abril de 2014

Ideas geniales para que los peques tomen fruta.


Como no siempre es fácil conseguir que los peques tomen verdura o frutas, a veces tenemos que ingeniar ideas para que el postre resulte atractivo. Y como somos conscientes de que no siempre nuestra cabeza está en buen estado para que se nos ocurran ideas geniales, he pensado que resultaría interesante daros algunas ideas sacadas de Pinterest.


¿No hay forma de que tome fresas? Ese es mi caso. A Gonzalo es muy complicado darle cosas nuevas. Así que cuando comienza la primavera, y de nuevo encontramos fresas en las tiendas, a él se le ha olvidado que el año anterior le gustaban...así que nos las tenemos que ingeniar para que las tome de nuevo :S

Esta me ha resultado una idea genial, porque además le encanta el chocolate. Pero hay que tener cuidado, a veces le pillo tomando sólo lo de fuera!!


Chulísimo este pollito, seguro que más de uno no puede resistirse a sus encantos :))


Lo del centro es una crema de queso que podéis hacer con cualquier queso de tarrina, adornado con unos trocitos de aceitunas negras.

Y vuestros peques, ¿toman frutas y verduras con facilidad? ¿Os resultan útiles estas ideas?

lunes, 21 de abril de 2014

Experiencias de mamás. Lactancia.

 
 
Mirian es una mamá que también nos ha enviado su experiencia con la lactancia. Me gustaría daros las gracias a todos, ojala hubiera tenido tanta información y apoyo cuando di el pecho a mi peque. Es una de las experiencias más fantásticas que puede vivir una mamá.
Os dejo con el relato de Miriam:
 
Hola, me llamo Miriam, mi bebé Marco tiene casi 7 meses estupendos de lactancia, tuve un parto muy largo y muy malo, pero nació estupendamente.
 
Enseguida me lo echaron encima, mi niño no lloro....fue algo estupendo, la matrona excelente,  me lo metió dentro del camisón y me dijo: " hasta que no coja el pecho no te vas del paritorio" pero no le costo mucho vamos....mi niño nació el sábado de madrugada y el martes por la mañana me subió la leche.Eso si, lo tenía prácticamente todo el día encima.
 
Por supuesto hubo comentarios tipo" se va a acostumbrar a los brazos", pero tanto mi novio como el personal del hospital me apoyaban 100%. No he dicho que usé pezoneras porque tengo los pezones bastante planos, pero en un par de semanas nos libramos de ellas....
 
Hoy ya toma comida,  purés y trozos, le doy de todo, pero siempre con su tetica que le encanta, algunas veces me agobio porque la verdad que estoy bastante "atada", pero aún así no se cuando lo voy a destetar, ahora no está preparado por supuesto,  ni el ni yo.....
 
EconicebabyLas noches son un poco complicadas porque sólo se duerme con la teta, pero todavía es pequeño, no me preocupa demasiado....en fin, la lactancia no es fácil para nada, pero es súper gratificante, yo he tenido grietas un par de veces pero nada exagerado, por eso me ha ido tan bien, cero problemas, yo animo a todo el mundo a que de el pecho, lo mejor para el bebé y una experiencia inolvidable para la mamá.....

lunes, 14 de abril de 2014

Recetas para los peques. Pollo al limón.

Si me seguís a Econicebaby desde hace tiempo, ya os habréis dado cuenta de que me encanta cocinar. Me gusta pasar tiempo en la cocina, y disfruto igual haciendo bizcochos o cookies, que un plato salado un poco más elaborado. Estoy convencida de que se tiene que cocinar con tiempo y con amor, si no, las recetas nunca saldrán bien, por muy detalladas que sean.

Por eso, hemos decidido inaugurar una nueva sección en el blog, que estoy segura os será de gran utilidad cuando estéis agotados y ya no podáis pensar en qué cocinar, jeje a mí me ha pasado.

Os dejo con la receta de esta semana, ahí va, un pollo al limón delicioso:



Ingredientes:
2 pechugas de pollo, de unos 600 gramos.
Pan rallado
2 huevos
50 gr o 6 cucharadas de maicena.
4 limones
50 gr de azúcar.

Quita la grasa a las pechugas y corta cada una, aproximadamente en 3 trozos.

Pon un poquito de sal en los trozos de carne, y si te apetece también puedes poner un poco de pimienta molida.

Bate los huevos ligeramente, y calienta aceite en una sartén. A mí me gusta hacerlas con aceite de oliva, pero eso va en gustos. Hay gente a quien no le acaba de gustar su fuerte sabor.
Ahora tienes que pasar cada trozo de pechuga por maicena, aunque si no tienes, también puedes utilizar harina. 

Una vez enharinadas pásalas por huevo y después por pan rallado.
Sumérgelas en el aceite caliente, deja que se frian durante 3 o 4 minutos por cada cara.
Cuando las saques del aceite, colócalas mejor sobre papel de cocina absorbente, para que no tengan demasiada aceite.

Una vez hechas, llega el turno de los limones, exprímelos todos, y añade agua hasta llegar a 400 gramos(una taza y media). Después coloca el zumo en una cacerola pequeña, añadiendo también el azúcar, y ponlo a hervir, dejando que se reduzca la mezcla durante 10 minutos aproximadamente.

Fuera del fuego, mezcla una cucharada de maicena o harina con agua, y cuando esté bien disuelta, añádela a la mezcla y deja que espese por unos dos minutos más hirviendo.

Ahora sólo queda colocar los trozos de pollo, regados con la salsa, y adornados si os apetece con una rodaja de limón. Podéis servirlo con arroz y añadirle sésamo tostado por encima, ¡está riquísimo!

Queda inaugurada la sección, ¿qué os parece?

miércoles, 9 de abril de 2014

Experiencias de mamás, Lactancia.

 
Como anunciamos en Facebook, todas las mamás a las que les apetezca, y cómo no, también papás, están invitadas/os a contar su experiencia en el blog. Esperamos que con esta iniciativa, todos los nuevos papis que empiezan o están a punto de comenzar a dar el pecho a sus bebés, encuentren solución a muchos de sus interrogantes, dudas, misterios...os dejamos con la primera experiencia, la de Maier Escudero.
 
 
Partiendo de la base de que la lactancia nunca es fácil, en mi caso puedo decir que no resultó tan traumática como esperaba.
Siempre había oído hablar de la lactancia como algo complicado. Que si no tiene leche, que si no ha podido dar el pecho, que si no tiene suficiente pezón...
Ahora sé que hay un mínimo muy mínimo porcentaje de casos que no pueden amamantar a sus hijos por problemas reales.
 
Mi ginecólogo en una de las revisiones del embarazo me preguntó si había decidido amamantar y mi respuesta fue: "si puedo, sí". ¿Y por qué no vas a poder? me dijo.
 
Cuando nació Julen, en cuanto me subieron a planta me lo trajeron y practicamos el auto enganche. Salió a la perfección para mi tranquilidad.
El problema es que recibí indicaciones contradictorias. Por un lado que no lo pusiera más de 15 minutos en cada pecho porque sólo tenía calostro y me iba a destrozar los pezones sin que él llegara a sacar nada más por mucho que succionara.
Por otro lado que lo pusiera tanto como demandara. "A demanda" la coletilla inseparable de "lactancia materna". No tendría que oírlo veces ni nada...
 
El caso es que esa primera noche el bebé lloraba y lloraba y yo no tenía mucho más que ofrecerle. Fue angustioso, la verdad.
A partir del día siguiente la situación fue mejorando. En el hospital la matrona me facilitó un botecito de aceite de oliva para hidratarme los pezones y me dijo que no me los lavara con jabón para no irritarlos, sino sólo con agua.
Al tercer día me subió la leche y a partir de ahí fue todo rodado.
 
Los problemas volvieron el tercer mes. De dormir 11 o 12 horas de tirón por la noche, pasó a  reclamarme cada hora y media, dos horas o tres a lo sumo.
Según la enfermera de su pediatra era la fase conocida como crisis de los tres meses, en la que los bebés aumentan su demanda para a su vez aumentar la producción en base a sus nuevas necesidades.
 
Durante ese tiempo estuve desquiciada. Ya no sabía si tenía suficiente leche, si realmente se trataba de esa crisis o si había algún otro problema de fondo porque la supuesta crisis duró mes y medio.
En ese tiempo, mi gran apoyo fue un grupo de unas veinte mamás repartidas por toda la geografía nacional, a las que conozco sólo vía internet y whatsapp, y con quienes he compartido toda mi aventura prácticamente desde que supe de mi positivo. Si no fuera por ellas es muy probable que hubiese acabado tirando la toalla.
 
Son como el teléfono de la esperanza. Siempre hay alguien disponible y dispuesta a echar una mano. Además mi peque es de los más pequeños del grupo, por lo que casi todas han pasado antes que yo por cada etapa nueva.
 
Después llegó la vuelta al trabajo. Y durante un tiempo considerable mi gran aliado fue el sacaleches eléctrico.
Hoy mi bebé tiene algo más de nueve meses y sigue mamando y yo no veo el momento de dejar esos momentos que son sólo suyos y míos.
 
Maier Escudero

jueves, 3 de abril de 2014

Buscando un remedio para dormir al bebé.


Tengo que reconocer que lo que más me inquieta a la hora de pensar en tener otro bebé es no poder dormir por las noches. Siempre, aunque haya pasado el tiempo (ya 3 años y medio) me acabo preguntando si nosotros podíamos hacer algo para que mi hijo Gonzalo durmiera mejor. Casi 100% seguro que no, pero sí que es cierto que hay algunas costumbres que ayudan a que no se despierten tanto o se mantengan más tranquilos.
Así que, en mi afán investigador por encontrar una solución probablemente inexistente, pero no por ello hay que dejar de buscar, llegará el día en que volváis a dormir como ángeles, jejeje he reunido aquí varios factores a tener en cuenta:

- Ten mucho cuidado con el pañal. Es fundamental que sea el correcto para su edad. Puede ser un desastre si pones uno más grande para que absorba más, no le quedarán bien sujetas las gomitas de las piernas y se saldrá del pañal. No os lo recomiendo jamás.

- La ropa de cuna. Cuando son tan pequeñitos se mueven muchísimo. Recuerdo que Gonzalo continuamente se quitaba las sábanas con las manos, y estaba continuamente desarropado... es una pena haber descubierto tan tarde los sacos o los arrullos...Definitivamente creo que es lo mejor para un bebé; una única sábana y un saco para dormir.

- Posición del bebé. Tema controvertido donde los haya. No seré yo quien diga en que postura debe dormir un bebé, pero sí que es cierto que cuando  Gonzalo estaba boca arriba, se despertaba continuamente, y bastante asustado. Todo es cuestión de probar con la que mejor nos venga.

- La temperatura de la habitación debe ser la correcta, de unos veinte grados, ni calor ni frío.

Aunque suene tópico, mantén al bebé ocupado durante el día, juega con él, sácalo a dar paseos para que estimule sus sentidos, en definitiva, haz lo posible para que tenga actividad, y llegue a la noche con sueño. Está claro que si se duerme siestas eternas de día, por la noche no va a querer dormir igual...o no tan claro jajaja
Mantén horarios regulares, no le des dulces, relajación antes del sueño, y en fin... paciencia, todo va a cambiar en poco tiempo, es cuestión de meses...

Blogging tips