jueves, 3 de marzo de 2016

10 Consejos Salvapadres.


consejos-padres-primerizos


Ser mamá/papá por primera vez, puede resultar un cambio considerable con respecto a tu anterior forma de vida, incluso para aquellos que han estado al cuidado de  bebés más a menudo, tener tu  propio hijo supone un reto. En esta fantástica aventura, vas conociendo, aprendiendo de errores, volviendo a caer en otros diferentes…pero lo más importante, como cualquier otra situación de la vida, lo que siempre he intentado es ver las cosas desde la perspectiva de la calma, y tratar de encontrar la solución más sencilla.

No soy experta en bebés, ni pretendo serlo, simplemente soy una mamá, a la que le han funcionado algunos trucos, y me apetecía compartirlos con vosotros ;)

Por eso, ahí van 10 consejos que pueden ayudarte en la aventura de la  maternidad/paternidad:

1.- Interpretar el llanto de tu bebé. Ese momento en el que finalmente de quedas a solas con tu hijo y tu pareja, y el bebé comienza a llorar como si no hubiera un mañana. ¿Qué le pasa? ¿Tiene hambre? ¿sueño? ¿Se ha hecho caca o está mojado? Si todo esto está correcto, quizás debes plantearte que tu bebé lo único que necesita es que lo abraces, o tranquilices. Por eso, en muchas ocasiones, llevar a tu bebé encima supone la solución a un montón de llantos sin explicación, o alivio a sus cólicos o dolores de tripa. Puedes leer un poco más de los beneficios del porteo aquí http://econicebaby.blogspot.com.es/2013/07/beneficios-del-porteo-de-bebes.html

2.- Cómo calmarlo. Si tu bebé es de los que lloran, y lloran todo el día…¡Bienvenido! Vas a convertirte en  un incomprendido. Ya te habrás dado cuenta de que el pequeño “diablillo” no llora con gente delante, todos se encargarán de deciros la típica frase de : “Pero bueno, no sé de qué os quejáis, si este bebé es buenísimo” : / .Ya sabes de lo que te hablo, ya sabes que quizás no hay nada más terrible, ni desquiciante que el llanto de un bebé que no para. No pierdas la calma, hay algunos truquillos que pueden salvaros de la locura:

- Arrúllalo, envuelve al bebé, de manera suave pero firme. El pequeño debe poder moverse, y el tejido utilizado tiene que ser suave y transpirable, que no suponga un agobio para él… ni para ti cuando lo veas ;) por eso, lo indicado es utilizar una muselina, ya que son de tejido fino y suave, y  permite la movilidad del bebé. Te dejo un vídeo de cómo arrullar al bebé, de la pequeña Valentina, que en el momento en que me lo pasaron me pareció increíble, y aún hoy, me sigue sorprendiendo,



- Si aún sigue llorando, colócalo de lado sobre tus rodillas, y muévelo un poquitín, muy suavemente y SSSSssssshhhh en su oído durante un ratito, verás como poco a poco va calmándose. Es increíble cómo funciona.

3.-Utiliza chupete. El acto de succionar tranquiliza al bebé, es un placer para ellos, y un recurso fantástico para relajarse. Es un reflejo innato fundamental para alimentarse, y que ya existía cuando el bebé estaba en la tripa de mamá. Pero debes tener cuidado, ya que no es oportuno darle chupete antes de que la lactancia no esté bien instaurada. Si esto ya está solucionado, con el chupete va a tranquilizarse, y le entrenará para succionar mejor, desarrollará los maxilares, y facilitará la conciliación del sueño.
Siempre he tratado de usar chupetes lo más naturales posibles, de caucho. Son los que proceden directamente del árbol Hevea Brasilensis, y no tienen nada más añadido. Son completamente naturales.

serenity-star-adenanais


4.- Utilizar algún App, como Baby Conect o Baby Nursing, o herramienta del tipo Estrella de Aden+Anais. Recuerdo cuando Gonzalo era bebé, y tenía que recordar las horas a las que debía darle el pecho, o el bibe, o cambiarle de pañal…todo unido al cansancio era demasiado. Si hubiera podido utilizar algo así, no lo habría dudado. Una herramienta que te recuerda la hora a la que le has dado de comer, y además puedes memorizar qué pecho fue el último del que mamó. Merece la pena sin pensarlo.



arrullar-aden-anais

arrullar-aden-anais



5.- Arrullar al bebé. Es de estas cosas que no sabes cómo podíamos vivir sin hacerlo. Envolver al bebé es uno de los descubrimientos más alucinantes que he tenido como madre.
Cuando pones al bebé en la cuna, siendo recién nacido, va a moverse sin parar. Casi había comenzado a  conciliar el sueño, y de pronto se despertaba sobresaltado con los movimientos reflejos de sus brazos y piernas, y se asustaba muchísimo de la sensación de estar sin nada que lo sujetase…imagino que la sensación sería como cuando estás a punto de dormirte y despiertas asustado pensando que te caes. Piensa lo que debe ser esto para un bebé que acaba de salir del vientre de su mamá.

Si está sujeto, va a ser como si siguiera allí, se sentirá seguro, se puede mover, pero está contenido. Así que no se despierta.

Si te resulta muy complicado arrullarlo, prueba con uno de los arrullos en muselina de Aden Anais, ya vienen confeccionados y te lo hará todo mucho más fácil.

6.-Lee sobre cómo dormir y cuidar a tu bebé, todas las posturas y después haz lo que creas tú que es correcto.
Cuando te conviertes en padre, descubres que no todo es blanco o negro, existen opiniones sobre cómo hacer las cosas desde un punto de vista y también, desde el contrario. ¿Método Estivill o Carlos González, o RosaJové? Siempre apostaré por los dos últimos, pero está bien leer qué opinan cada uno, y decidir en cada momento lo que tú quieres hacer. Habla con pediatras, otros padres y madres y decide por ti mismo, qué es lo mejor para ti, para tu bebé, para tu familia.

7.- Descansa y encuentra tiempo para ti. Cuando nos convertimos en padres/madres nos olvidamos de nosotros mismos, y por supuesto, de nuestra pareja. Ya sólo encuentras temas de conversación como qué tipo de caca ha hecho hoy el bebé, cuántas veces le has cambiado el pañal, o cuántas tomas ha hecho… jajaja…Encuentra tiempo para ti, para cuidarte o darte un pequeño capricho. Al principio no va a ser espectacular, pero irá aumentando cuando el bebé crezca.
Recuerda: Una familia feliz, surge de una pareja feliz. Conclusión: Cuida tu pareja ;)

8.- Siempre que tengas algún tipo de duda, consulta primero al pediatra, e infórmate leyendo. Verás que todo el mundo, tiene su propia idea clarísima de lo que deberías hacer, cuanto más débil te muestres más complicado se volverá todo. Así que muéstrate inflexible, y si alguien tiene que decidir sobre algo de lo que no te sientas seguro, que sea el pediatra.
Sé que no será fácil, y probablemente sea uno de los puntos más complicados, pero es parte de tu formación como madre/padre. ¡Te estás haciendo mayor! ;)

9.- Lee un buen libro sobre lactancia materna. Te ahorrará muchos problemas. No lo dejes para cuando el bebé nazca, ya que en el momento de locura inicial lo último que te va a apetecer es leer un libro de lactancia para tener todas las respuestas. Lo mejor es llevar aprendida la cantinela, y mostrar seguridad cuando te ofrezca una tetina que no es la tuya propia jajaja! Definitivamente es lo que más satisfacciones te dará.
Por supuesto que dar el pecho cuesta, no lo hemos dado nunca, pero cuando le coges el tranquilo, es lo mejor para el bebé, la mamá, y lo más cómodo ¡Siempre llevas comida encima!

10.- Utiliza un monitor para observar al bebé mientras duerme. Te permitirá tener cierta independencia, y estarás tranquilo en el caso de que el bebé se despierte o necesite algo.

Busca uno que te dé seguridad, en el que no sólo oigas al bebé, sino que puedas verlo, y que detecte el movimiento del bebé. Si tu bebé deja de respirar por la noche, te alertará. No hay nada que pueda darte más tranquilidad, y además ayudará a que durmáis más tranquilos.

Si te ha gustado el post, y para que nos conozca más gente, sería fantástico que  nos dieras un G+, "Me Gusta" o lo compartas en tu página de Facebook, ¡¡Millones de gracias!! ¿Nos cuentas tu consejo salvapadres?
Blogging tips